Monday, May 18, 2009

El hipócrita


Existen dos tipos de hipócritas, el hipócrita contento y el hipócrita descontento. El hipócrita descontento esta consciente de su hipocresía -de ahí su aflicción- pero existen factores fuera de su alcance que lo llevan a su falta de autenticidad. Este tipo de hipócritas experimenta una batalla consigo mismo para no dejarse vencer por la tentación de adquirir de por vida una doble identidad. A la tentación llama opresión, a su actitud flojera y cuando esta en lo solitario a su criterio llama mentira.

El hipócrita contento puede o no saber que esta siendo hipócrita. El hecho es que ha adoptado la identidad doble, la hipocresía se ha personificado en el. Llega a ser un individuo que ha traicionado la rectitud de sus criterios, todo lo que pueda llamarse principios y no entiende de otro modo de proyección. Inconscientemente actúa bajo lo que considera es normal en el y su estandarte son las apariencias. Corre un gran peligro quien no los sabe identificar y su trampa es ganar la simpatía de terceros.

En lo personal considero que es inevitable que algún ser humano no haya trastocado una opinión sincera por una adulación, sencillamente para evitar herir a veces, otras por conveniencia y otras para no deslucir en el grupo. El hecho es que siempre el autentico ansia y aguarda ser legitimo consigo mismo, paralelo a su propia geometría, cuenta los segundos para que una ventana se abra o de no existir otra opción, romper la puerta y buscar ese camino donde la luz define su verdadero color.

4 comments:

  1. Norberto, excelente. El último párrafo define las puertas y ventanas a las que todos estamos sometidos.

    ReplyDelete

See related posts

Link Within